martes, 4 de abril de 2017

RETORNO CAMBIANTE

Vuelve el soñador: fuerte, eterno,
al que nada inquieta.
Vuelven las caricias de las sombras
y los tiros del día
con sus balas colmadas de primavera.
Vuelve la incoherencia: sin medir palabras,
mientras se desmaquilla
con la sal del mar.
Vuelven las extensas risas salvadoras,
que se alimentan de naturaleza y libertad.
Vuelven mis poetas: flores que abarrotan mentes
de jardines y paisajes ilimitados.
Vuelve la realidad de mi mundo;
un mundo lejano al existente.

©Isabel Lojo