miércoles, 22 de febrero de 2017

SUSTENTOS DE AIRE

El viento viene envenenado
por las notas de su guitarra.
Es un roce sin voz que
me encierra respirando.

Él canta, y su voz
desgarra mi verso.
Abren distancias mis latidos
muertos entre su lenguaje
y mi enamorada memoria.

Las luces reviven mis cenizas
y aúlla mi quimera
con el aliento extraviado
de una mariposa
que baila a su compás.

©Isabel Lojo

No hay comentarios :

Publicar un comentario