martes, 9 de febrero de 2016

DENTRO

Bajo las ruinas de un pecho
te enredaste en un latido:
cansado de movimiento,
venenoso y relamido.
Tendido estás sobre él,
te has quedado adherido;
idílica es tu piel,
y tu deseo: aturdido.
Desde el interior, ámame,
deja mi cuerpo vencido;
haz que rebose mi sangre
solo a base de un gemido,
posee toda mi presencia,
quiero ser sudor vertido.

©Isabel Lojo




5 comentarios :

  1. Sutil... Dentro es... Sensibilidad extrema
    Bellísimo !!!

    ResponderEliminar
  2. Es un poema donde realmente se puede escuchar y sentir ese latido.
    Un placer, Isabel.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo, Isabel. Visita mi blog para recoger un premio que te he dejado. Un beso

    ResponderEliminar