viernes, 15 de enero de 2016

LÁMPARA

Lámpara que daba luz
que solo sangre derrama;
la sangre convaleciente
de una promesa clara.

¡Ay amanecer de abril
que condenaste mi alma!
¡Ay temblores empapados
de la muerte de mis alas!

Lámpara de luz doliente
que con pureza me araña:
son espadas sus destellos
que en mis ojeras se clavan.

¡Ay el bronce de su piel!,
¡besos prohibidos que callan
en las puertas de mi tumba
que muerta amaré estancada!

Lámpara de la distancia
y de reseca nostalgia,
mece en tu seno este amor
y besa por mi su espalda.

©Isabel Lojo.