martes, 27 de diciembre de 2016

REVIVIENDO

Mentir con cada silencio que por mi boca rueda,
escarbar por la tierra que piso volando
convertida ya casi en una marioneta,
pero solo lo importante dentro;
solo con el peso justo encima de mi cabeza.
Largos caminos recorridos y vencidos...
cansada de seguir y amando respirar.



                                                                   
©Isabel Lojo.

lunes, 28 de noviembre de 2016

ENFERMA

Podemos amar que somos aire
entrelazado a pieles que son nuestra hoguera.
Podemos no desear desearnos mientras transcurre el tiempo.
La vida mueve cualquier pilar seguro
en nuestro mundo; nos sostiene en sus manos inestables.
Podemos crear barreras a lo indebido.
Podemos absorber prohibiciones:
yo me impregno de tu boca en cada aislado
pensamiento y no paro hasta agotar
la carne de tus labios.
Mi ansia va más allá de ese "podemos",
mi ansia consume cualquier fragmento de tu cuerpo
haciendo casi que estallen mis venas
sin poder aborrecer nada tuyo, quedando sumida
en lo despacio que te haría mío
sin que nunca lo fueras.
Podemos saber en todo caso, que racionales
nos mantenemos en nuestro sitio; puedes
al igual, saber, que yo vivo enferma de ti.




©Isabel Lojo.

viernes, 4 de noviembre de 2016

ESPACIO

Veo tu piel en cada hoja,
en la abertura de ramas enmarañadas.
Atezada piel. Y le escribo sabiendo
que hasta de mis letras escapa.


                                                                         
©Isabel Lojo.



viernes, 12 de agosto de 2016

GUERRAS DESDE DENTRO

Causa de mis versos más tristes.
Demonio que transmitió paz
a desbordadas horas.
Llegaste, y sin lograr verte,
te fuiste.
Hoy tus llamas vuelven
y a nada dan calor;
traen palabras usadas
que al pronunciarlas, congelan.
Con quejidos que entre vahos
se desperdician, mi afecto
se nutre del desprecio
que mana mi ebria alma
al mencionarte.
Te perdiste al alcanzarme,
mientras yo jamás lamenté tu pérdida.


©Isabel Lojo



                                                               Imagen: Federico Bebber

jueves, 28 de julio de 2016

LA MUDEZ

Calla y sé silencio,
suplicio y gloria de mi desgastado ser.
Es solo en algunas viejas calles,
donde nuestras sombras hablan.
Calla; pero no dejes de ser canción y bruma,
afán y aroma, un brusco placer.
No, no digas nada, pero deja al reflejo
de esa piedra residente en tu mano,
despertarme alguna vez.
Calla porque el humo que soy
te acecha, y la más fuerte fragancia
que desprenden las flores, huele solo a ti.
A mis labios les falta vida sin los tuyos;
pero calla, me llamaran loca por eso.
Misterio de mi misterio, enamorada
de todos los destellos de tu alma vivo,
y del remoto amor que nunca te haré.
Calla tú, y que calle la misma tierra,
mientras yo devoro el aire
que de mi sale y no llega a tu boca.






                                                                          ©Isabel Lojo.
                                   

viernes, 1 de julio de 2016

VOLANDO

Danzan mariposas bajo
la congoja de mi sueño.
Parece surcar el sol
alrededor de mi velo.
Danza mi olor a locura
con ganas de raptar besos.
Por inercia te persigo,
y cuando te alcanzo, vuelo.


©Isabel Lojo



Imagen: Federico Bebber


miércoles, 15 de junio de 2016

AMOR MÍO

¡Contempla el violonchelo,
amor mío!, ¡una melodía ebria se escapa
del remoto lugar,
donde las cinco letras
de tu nombre duermen!
 ¡Amor mío, esta sangre que en mí fluye
es el río de ese lugar!

¿Qué son estas voces rotas?
¡Amor mío, no dejes que el violonchelo
quede inmóvil!, ¿no ves cómo excita
su eufonía?

¿Qué es esto de encomendarme a Dios
para no rememorar nuestro efímero romance,
con el mismo afán que le rogué
para que me guiara hasta tus pasos?
 Ni un mísero segundo de mi caótica vida
he dejado de amarte.

Se escurre mi destino entre tu regreso
y mi terror. ¡Amor mío!, ¿no ves
que siempre fuiste tú?


©Isabel Lojo



martes, 7 de junio de 2016

LIBERTAD

Soy amante del olor a mar;
sentir las olas y los rayos del sol
como si brazos que me envuelven fueran.


Soy amante de la hermosura y el embrujo
del silencio: paz.


Soy amante de las tardes rojas y de la
inconstancia de los ríos: libertad.





©Isabel Lojo.

domingo, 10 de abril de 2016

SILENCIO


Vas y vienes
como la energía del viento.
Te espero y me esperas
pero nada hacemos.
El brillo de la tarde golpea,
hiere a dos corazones quietos;
que se mecen, que no bombean:
esperan silenciar al tiempo.


"Silencio, que me enrede tu silencio".


©Isabel Lojo





jueves, 7 de abril de 2016

TRAYECTORIA

Ven a mí, ven a mi sangre
y quédate suspendido
en el calor de mi alma,
en forma de silencio;
adopta los latidos
de mi negro corazón.
Toma mi sangre:
quiero verte correr
por mis arterias.
Busca en mí el temblor;
haz que un instante
sea una vida de fuego.
Busca mis gritos;
yo buscaré que seas tú
un cauce espeso donde disolverme.
Buscaré la hora, el tiempo,
para que te adentres en mí y ahí quedes.


©Isabel Lojo.



domingo, 27 de marzo de 2016

עד יום מותי

Se lo llevaron los amaneceres de primavera,
que, en alguna ocasión,
llevaban consigo lluvias
con olor a eternidad.
Se quedaron con él los espacios
llenos de memoria
cargados de ardientes lágrimas,
de sonidos enloquecidos,
de venas repletas de remordimientos.
Se lo llevó una luz,
que a su vez, me sepultó el corazón
y deshizo mi carne.
Desde entonces vagué;
vagué sobre la tierra
con mi esqueleto quebrado,
huyendo del duelo que me rodeaba.
Poco a poco dejé de estar,
y una parte de mi existencia
se esfumó para no volver.
El destino paseó mi cabeza una vez más
como el premio de una batalla vencida,
regalándome, una herida que amé
y que no quise nunca ver curada.
Me rodeé con la sangre de esa herida
y la sangre de las estrellas
a las que día tras día, disparaba en su nombre;
cubierta e invadida, por ese rojo líquido lleno de cólera.
Mi nombre y su nombre alejados por siempre.
Una vida bendita y otra maldita
unidas por un sentimiento carente de poder.
Se apropiaron de su cuerpo las montañas
rodeadas de nubes rotas.
Lo arroparon en la cima más alta.
Y aunque lejos,
siguió salvando mi ser.
Y aunque muy lejos,
aún continúa dando fuerzas
a ese que bombea el frenético veneno de mis venas.


©Isabel Lojo



                                                                                                    Pintura: Jordan Eagles
 




viernes, 26 de febrero de 2016

FAZ

Lentos, del vapor de tus pómulos,
imploran beber mis ojos;
no ingieren lo suficiente
para saciarse del todo.

Dame tu pelo vibrante,
dame de tu boca un poco;
llena mis alas de ti
en este remoto otoño;
borra mi piel con suspiros,
con suspiros casi sordos.

Que no nos mire el sol,
que no pueda vernos solos:
donde ni el más fino oído
note que beso tu rostro;
ese rostro dibujado
con pinceles y sollozos.

Infinita pasión mía
esparcida como polvo.
Imploran beber mis ojos,
lentos, del vapor de tus pómulos.





©Isabel Lojo.






martes, 9 de febrero de 2016

DENTRO

Bajo las ruinas de un pecho
te enredaste en un latido:
cansado de movimiento,
venenoso y relamido.
Tendido estás sobre él,
te has quedado adherido;
idílica es tu piel,
y tu deseo: aturdido.
Desde el interior, ámame,
deja mi cuerpo vencido;
haz que rebose mi sangre
solo a base de un gemido,
posee toda mi presencia,
quiero ser sudor vertido.

©Isabel Lojo




viernes, 15 de enero de 2016

LÁMPARA

Lámpara que daba luz
que solo sangre derrama;
la sangre convaleciente
de una promesa clara.

¡Ay amanecer de abril
que condenaste mi alma!
¡Ay temblores empapados
de la muerte de mis alas!

Lámpara de luz doliente
que con pureza me araña:
son espadas sus destellos
que en mis ojeras se clavan.

¡Ay el bronce de su piel!,
¡besos prohibidos que callan
en las puertas de mi tumba
que muerta amaré estancada!

Lámpara de la distancia
y de reseca nostalgia,
mece en tu seno este amor
y besa por mi su espalda.

©Isabel Lojo.