martes, 27 de octubre de 2015

INCONCLUSA

Hace tiempo que mi alma,
callada, dejó mi cuerpo;
no recuerdo ya el hastío
de mi cuerpo casi muerto.
Dicen que vuelo perdida,
que perenne es mi destierro.


Muecas tristes en mi quedan,
no recuerdo mis recuerdos.
Lejana ya de la luna
descuelgo mis sueños negros,
que navegando achican,
los latidos de mi pecho.


Una tenebrosa luz
entumece mis adentros,
me convierto en fugitiva
de este insondable cielo.
Sola me encuentro esperándome,
y aun corriendo, no llego.




©Isabel Lojo

viernes, 23 de octubre de 2015

REPETIDAS VECES

Confesaré que era
la entraña de mi sueño.

No negaré el estado inerte de mi cuerpo
ahora que parece haberse ido.

Ya envié a mis pájaros negros
para que le indicaran el camino y llegara
antes a su nuevo paraíso,

pero aclarándole, que jamás
me arrebatara una pizca de su infierno.

No era consciente del estrago
que dentro sentí...

Y ahora brotaría mi sangre esclavizada
si intentara entenderlo.

Ya bese su misterio al anochecer
repetidas veces, esa sombra de él apuñalando
mis descendentes secretos;
devastada, cazada por su ardiente viento.




©Isabel Lojo

martes, 20 de octubre de 2015

ARDEN LAS HORAS

 Eres la espina que colmó 
mi jardín de rosas y mi cielo
 de tinieblas,
  rozando mi cara,
  renovando mis ojos.

Hoy es tu reflejo el agua de mi río,
y el azar insensato
te ha dejado frente a mi respiración.

Ahora las horas arden
 en el espejo;
con tu voz y mi voz,
con nuestros nombres sueltos.




©Isabel Lojo

viernes, 16 de octubre de 2015

LOS SENTIDOS

Ya vi aires quietos antes;
tajantes.
Vi la tierra palpitando;
buscando.
Vi amaneceres dormidos;
hundidos.
Vistiendo de sitios huidos
buscaba llenar ausencias,
escapando de presencias
causantes de mis vahídos.



©Isabel Lojo